Vigila tu piel y conoce los factores de riesgo

Por Dr. Jorge Soto |

Dr. Soto+Dra. Garciandia FotoFinder PG_1alta

El Dr. Soto y la Dra. Garciandia con el fotoFinder

El cáncer de piel es en a actualidad el más números, superando la suma del resto de cánceres. Además, no solo se diagnostica cada vez más, sino que según afirma el dermatólogo Jorge Soto: “cada vez a personas más jóvenes”. La buena noticia es que conocemos las medidas preventivas para protegernos de este tipo de cáncer, así como disponemos cada vez de más medios para diagnosticarlo precozmente y poder así tratarlo eficazmente.

El servicio de Dermatología de Policlínica Gipuzkoa, que dirige Jorge Soto, acaba de incorporar un nuevo equipo de última generación que permite captar imágenes digitales de todo el cuerpo, de pies a cabeza, que las contrasta y analiza con un programa para identificar y reconocer cada mancha o lunar y determinar si es una lesión y de qué características. Al mismo tiempo, este equipo archiva las imágenes de cada paciente en una carpeta personalizada de su memoria y permite irlas comparando en el tiempo para ir observando su evolución.

“Con este nuevo equipo – explica Jorge Soto – lo que logramos es captar imágenes de una forma estandarizada, es decir, que siempre que al paciente le hagamos una captación de imágenes, van a ser las mismas distancias, la misma iluminación, con lo que las imágenes van a poderse comparar correctamente con las suyas de hace un año, dos o tres”.

En palabras del dermatólogo, “este sistema permite que las personas que tienen un mayor riesgo de padecer un cáncer de piel, sobre todo un melanoma, puedan ser seguidas en el tiempo de una forma uniforme, constante y perfectamente comparable unos momentos de su vida con otros”.

Una de las grandes ventajas de este nuevo dispositivo para la detección precoz del cáncer de piel, según Soto, es que “al poder comparar sus propios lunares o manchas en su evolución en el tiempo, nos permite saber si ha habido cambios, identificarlos de forma precoz y probablemente ahorrar biopsias o dirigirnos directamente a aquellas lesiones más sospechosas”.

“Es verdad que el dermatólogo clínico tiene la capacidad de realizar este diagnóstico, pero la imagen digital y los software de análisis de imagen lo que hacen es ayudarle para ser más preciso y mejorar la calidad de los diagnósticos”, añade Jorge Soto.

 

A quiénes va dirigido

En palabras del dermatólogo Jorge Soto, “este sistema de detección precoz está sobre todo dirigido a un colectivo que tenga un mayor riesgo que la población normal, como son personas con antecedentes en su familia de cáncer de piel, personas con la piel muy clara y que se han quemado a lo largo de su vida varias veces, personas con muchos lunares y que son difíciles de comparar entre un momento y otro y personas a las cuales se les ha tratado algún cáncer de piel”.

“Si tienes alguno de estos criterios – continua – y además tienes la piel muy clara y una historia de exposiciones solares crónicas en tu vida puedes ser un candidato para este estudio”. “Eso sí – insiste el dermatólogo – la máquina no hace nada, la máquina es un plus de ayuda al dermatólogo para que mejore la calidad del seguimiento y del diagnóstico en sus pacientes”.

 

En qué consiste el estudio

El estudio o “mapeo del cuerpo” se realiza en consulta, en un tiempo mínimo que no supera los treinta minutos, y consiste en fotografiar mediante este sistema todo el cuerpo desde la cabeza a los pies, logrando el seguimiento de toda la piel en el futuro así como cada uno de los lunares. De esta forma, en las revisiones periódicas se detectarán prematuramente los primeros cambios, evitando cirugías innecesarias.

Durante las revisiones se lleva a cabo un seguimiento de los lunares nuevos y de los ya existentes, ya que las imágenes tomadas pueden compararse con las nuevas, de forma que cada cambio se detecta de inmediato ofreciendo un diagnóstico precoz.

La gran ventaja de disponer de esta tecnología es que podemos realizar un mapeo corporal completo documentado de toda las superficie de la piel a largo plazo y de manera sistemática, de forma que podemos realizar una evaluación completa precozmente.

Pacientes de riesgo

Existen diferentes tipos de piel que constituyen factores de riesgo y serían candidatos a realizarse este estudio, como:

  • Personas de piel clara que se queman fácilmente al sol.
  • Con muchos lunares.
  • Con lunares grandes, de más de 1 cm de diámetro.
  • Si han notado algún cambio en sus lunares recientemente.
  • Si han sufrido quemaduras solares de niño o de adolescente.
  • Si tiene antecedentes familiares de cáncer de piel.
  • Si han padecido algún tipo de cáncer de piel.
  • Si están expuestos regularmente a la luz solar.

Alerta

Debe tenerse especial cuidado con:

  • Aparición de nuevos lunares.
  • Los cambios de color en los lunares, más claro, más oscuro, nuevos tonos.
  • Los cambios de tamaño, grosor o diámetro de sus lunares.
  • Los cambios en el entorno del lunar, como enrojecimiento, borde blanco, inflamación.
  • Los cambios de sensibilidad, como picazón, ardor, sensación de cuerpo extraño.
  • Los lunares sangrantes.
Etiquetas: ,